Síguenos en nuestra redes @radioworldtv

¿Conoces al «pomsky»? Es un siberiano de bolsillo con carita de pomerania

admin731985
admin731985 noviembre 24, 2022
Updated 2022/11/24 at 10:52 AM

Existen los perros llamados de «raza», y hay una gran variedad de ellos. Pero la lista no está cerrada y, de vez en cuando, fruto de los experimentos que hacemos los humanos con el objetivo de buscar nuevos perros que sean más dóciles, trabajadores o pacientes, aparecen nuevas razas de cánidos de diseño.

Este es el caso del adorable pomsky. Es una raza de perro relativamente nueva, que apareció en el año 2012 con el objetivo de conseguir un perro con la apariencia de un husky siberiano, pero más pequeño y con el pelaje esponjoso del pomerania. En cuanto surgió este tipo de can, se volvió muy popular. Por ejemplo, si buscamos pomsky en Instagram (no nos hacemos cargo del exceso de ternura de esta búsqueda), aparecen 1 millón y medio de resultados.

El aspecto del pomsky cambia dependiendo del cruce, pero siempre se obtendrá un perro con aspecto de husky siberiano, pero más pequeño, y pomposo como el pomerania. El peso de un pomsky adulto puede variar entre los nueve y los 13 kilos, o más. Este dato es relativo y depende del tamaño original de la madre. Además, se trata de una raza que tiene una esperanza de vida bastante amplia para un perro, entre 12 y 15 años.

Madre y padre de diferentes tamaños

La primera pregunta que viene a la mente al escuchar hablar de una mezcla entre husky (alcanzan los treinta kilos) y pomerania (no pasan de cuatro kilos) es: ¿cómo es posible? La respuesta es sencilla. Esta raza no se consigue mediante un cruce por medios naturales. Normalmente, se fecunda con inseminación artificial a una husky siberiana, siendo el padre un pomerania.

A la hora de adquirir un pomsky hay que tener en cuenta su personalidad. Son perros con mucha energía, algo mandones y territoriales. A veces son desobedientes, pero aprenden muy rápido y son muy leales a su familia. El pomsky mantiene la costumbre del husky de ser muy vocal, así que no es un perro para vivir en un edificio. Todo esto hay que tenerlo en cuenta para ser conscientes de nuestro estilo de vida y de la personalidad del pomsky antes de adoptar uno. Si no se les ejercita cada día, acaban entrando en un estado de ansiedad que se traduce en muebles rotos y mal comportamiento.

Como todas las mezclas perrunas, hay que asumir un riesgo. Es habitual que la nueva raza de perro herede los problemas de salud de sus padres, aumentando las visitas al veterinario. En el caso del pomsky, hereda los problemas genéticos del pomerania y del husky, como por ejemplo deterioro de la visión, problemas en las articulaciones (debido a la disparidad de tamaño en los padres), displasia de cadera y problemas cardíacos y dentales.

Es por ello que muchos amantes de los perros no ven con buenos ojos este cruce entre pomerania y husky. La diferencia entre ambas razas es muy notable y los problemas de salud del pomsky pueden mermar su calidad de vida si no se tratan correctamente. Como alternativa, recomiendan otras razas de perro parecidas, como el spitz o el pastor lapón.

Fuente:El Confidencial

Share this Article
Leave a comment

Deja una respuesta